Es el tipo de juego propio del periodo sensorio-motor (0 - 18 meses) donde las acciones en vez de buscar un objetivo, se realizan por el puro placer de realizar la actividad. Permite consolidar conductas que están adquiriendo, ensayando esa conducta y combinándolas entre sí.