Juegos que aparecen sobre los 6 o 7 años en las que las reglas y su seguimiento determinan el juego. Son importantes desde el punto de vista social, ya que favorecen la cooperación y la competición, al ponerse en el punto de vista de los otros para anticipar sus acciones y evitar que las realicen.